Pago intereses a sociedad UE

El pago de intereses realizado por una sociedad residente en España a sociedades asociadas comunitarias

De acuerdo con lo establecido en el artículo 14 de la Ley del IRNR estarán exentos en España los intereses obtenidos sin mediación de establecimiento permanente por residentes de otro Estado miembro de la Unión Europea o, por establecimientos permanentes de dichos residentes situados en otro Estado miembro de la Unión Europea, no siendo de aplicación la exención cuando los rendimientos sean obtenidos a través de países calificados como paraísos fiscales.

Es decir, la normativa interna española es mucho menos restrictiva que la «Directiva sobre intereses y cánones» a la hora de fijar los requisitos necesarios para la aplicación de la exención, bastando, sin más, con que el perceptor sea residente en la Unión Europea y no exigiendo por tanto que se trate de sociedades asociadas.

Pago intereses a no residente UE

Pago de intereses a no residente comunitario

La Directiva 2003/49/CE del Consejo de 3 de junio de 2003 relativa a un régimen fiscal común aplicable a los pagos de intereses y cánones efectuados entre sociedades asociadas de diferentes Estados miembros («Directiva sobre intereses y cánones») viene a establecer con carácter general la exención en el pago de intereses y cánones procedentes de un Estado miembro, siempre que el beneficiario efectivo sea una sociedad de otro Estado miembro. La exención sólo es aplicable cuando la sociedad pagadora de intereses o cánones es una «sociedad asociada»
de la sociedad que sea beneficiaria efectiva de aquellos. El art. 3 b) de la Directiva 2003/49/CE define «sociedad asociada» de otra a aquella en la que se pueden dar las siguientes circunstancias: (i) dicha sociedad tiene una participación directa mínima del 25% en el capital de la sociedad; (ii) la otra sociedad tiene una participación directa mínima del 25% en su capital; o (iii) una tercera sociedad tiene una participación directa mínima del 25% tanto en su capital como en el capital de la otra sociedad.

La «Directiva sobre intereses y cánones» establecía para los Estados miembros la obligación de adoptar las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para su cumplimiento a más tardar el 1 de enero de 2004 con excepción hecha de Grecia y Portugal, países para los que se establecía un régimen transitorio (que luego se aplicó también a Letonia, Lituania y Polonia) de hasta 8 años.

De acuerdo con todo lo anterior podemos concluir que, actualmente, el pago de intereses por una sociedad residente en España a una sociedad asociada que sea beneficiaria efectiva (o cuyo establecimiento permanente sea tratado como beneficiario efectivo), residente en un Estado miembro de la Unión Europea, estará exento de retención conforme a la normativa comunitaria analizada.