Convenio entre España y Barbados

Convenio de Doble Tributación entre España y Barbados

El Boletín Oficial del Estado (BOE) de España de hoy publica un nuevo Convenio para evitar la Doble Imposición en materia de impuestos sobre la renta y sobre el patrimonio y prevenir la evasión fiscal (CDI), en este caso, entre España y Barbados hecho en Bridgetown el 1 de diciembre de 2010.

Como resultado de las listas negra y gris de la OCDE contra los paraísos fiscales, Barbados se ha esforzado en salir de las mismas, con cierto éxtio.

Retención de intereses segun el convenio

El art. 11 del Convenio establece que los intereses procedentes de un Estado contratante, y cuyo beneficiario efectivo sea residente del otro Estado contratante, pueden someterse a imposición en este otro Estado. Sin embargo, estos intereses pueden someterse a imposición en el Estado contratante del que proceden, y de acuerdo con la legislación de este Estado, pero el impuesto así exigido no puede exceder del 12 por 100 del importe bruto de los intereses.

Si estas circunstancias no se dan, la retención por intereses, por regla general, es del 19% en el 2010, pero pueden aplicarse mejores condiciones si así lo indica el Convenio para evitar la doble tributación. Por ejemplo, de acuerdo con el indicado convenio de doble imposición firmado con el Reino Unido (artículo 11; ver más abajo), esta retención ha de ser del 12%. La sociedad del Reino Unido, al tratarse de una persona jurídica no residente, sin establecimiento permanente en España, no se le exige presentación de declaración alguna en España toda vez que ya se le ha practicado la retención por parte de la sociedad española.

Como se señaló más arriba, hay una importante excepción: la disposición anterior no se aplica si el beneficiario efectivo de los intereses, residente de un Estado contratante, ejerce en el otro Estado contratante del que proceden los intereses, un comercio o negocio mediante un establecimiento permanente situado en él, o presta en ese otro Estado servicios profesionales mediante una base fija y el crédito que genera los intereses está vinculado efectivamente con dicho establecimiento permanente o base fija. En este caso se aplicarán las disposiciones del artículo 7 o del artículo 14 del Convenio, según proceda.
Por otro lado, debe tenerse en cuenta que, según el Convenio, cualquier disposición legal de uno de los Estados contratantes en virtud de la cual los intereses pagados por una sociedad a otra se consideren como un dividendo o distribución, que no es deducible como gasto al calcular los beneficios sometidos a imposición de la sociedad pagadora, no se aplicará cuando los intereses se paguen a una sociedad residente del otro Estado contratante que sea su beneficiaria efectiva. Esta norma no será aplicable cuando más del 50 por 100 del derecho al voto de la sociedad últimamente mencionada sea poseído, directa o indirectamente, por residentes del Estado mencionado en primer lugar.
Finalmente, debe tenerse en cuenta que las disposiciones de este artículo no se aplican si el crédito por el que se pagan los intereses se creó o cedió con el fin primordial de conseguir los beneficios contenidos en este artículo y no por razones de buena fe comercial.

IIC en Paraisos Fiscales

Socios o partícipes de IIC domiciliadas en un paraíso fiscal.

Se imputará cada año como plusvalía la diferencia positiva entre el valor de liquidativo al día que concluye el período impositivo, y el valor de adquisición. La imputación mínima será del 15% del valor de adquisición, salvo prueba en contrario. A efectos de cálculo de la plusvalía para el ejercicio siguiente, la cantidad imputada se considerará mayor valor de adquisición. La posible diferencia negativa entre el valor de cierre y el de adquisición no tendrá la consideración de deducible.

Ganancias de capital en los Convenios
Las ganancias derivadas de la enajenación de cualquier clase de bienes no inmobiliarios, sólo pueden someterse a imposición en el Estado en que resida el transmitente (Por ejemplo, venta de acciones de empresa española por residente en el Reino Unido. La plusvalía estará exenta en España).

Dividendos en los Convenios

Los Convenios de Doble Imposición siguen un régimen de tributación compartida respecto a los dividendos, en el sentido de que los mismos pueden gravarse en el Estado de residencia del perceptor, y en el Estado de donde los dividendos proceden, si bien, en este caso, a un tipo limitado que generalmente se cifra en el 15%.

Por tanto, cuando un residente de un Estado que tenga suscrito Convenio con España perciba dividendos de una entidad española, los mismos podrán someterse a tributación en España al tipo limitado previsto en el Convenio (generalmente el 15%).

En el caso de Suecia y el Reino Unido, de acuerdo al art. 10 de su Convenio, los dividendos se someterán a tributación en estos dos países, y pueden someterse también a tributación en España hasta un máximo del 10% del importe bruto de los dividendos si la sociedad matriz es una sociedad que posee directamente al menos el 50% del capital de la sociedad filial, en el caso de la matriz sueca, o el 10% de los derechos de voto en el caso de una matriz inglesa, siempre que esta posesión consista en acciones que se han adquirido por lo menos un año de antelación a la fecha en que los dividendos se devenguen o abonen. En caso de que la participación fuera menos, la tributación sería de un 15%.

No obstante, aquí sería de aplicación la Directiva Matriz / Filial por ser más beneficiosa que el Convenio.